11 diciembre 2013

MILEURISTAS FOR EVER

Amanece un nuevo día, y para variar, en el horizonte asoma otro rescate. Esta vez, por la módica suma de 14.000.000.000 (catorce mil millones) de dólares, y los beneficiados son las pobres empresas multinacionales: General Motors, Chrysler y Ford. Es que están en riesgo de quiebra, y supuestamente, para evitar despidos, les quieren dar estos millones para que no se profundice la crisis.
Para evitar esos despidos, lo que se podría hacer es dejar que quiebren, y que los trabajadores se hagan cargo de las empresas, y no seguir destinando dinero al pago de multimillonarios sueldos a ejecutivos que no sirven para nada.
Ya está demostrado, que las organizaciones verticales en las empresas de nada sirven, salvo para crear puestos de jerarquía, supuestamente especializados, pero que a la hora de la verdad solo son parasitarios.

Si quieren comprobar lo que digo, miren el documental The Take en esta entrada. La película describe el proceso de recuperación de empresas en Argentina por parte de los trabajadores, y pone un énfasis nuevo en la democracia de base asamblearia. Los trabajadores lograron hacerse con el control de las fábricas que habían sido echadas a su suerte por los dueños luego de la crisis del 2001.

Pero en realidad no iba a hablar de esto sino de la precariedad laboral y de sueldos en España, de la que habla muy claramente una nota publicada hoy en diario El País, bajo el epígrafe Mileuristas para siempre”
La nota nos invita a reflexionar sobre lo sucedido en los años de bonanza (1997-2004) llegando a la conclusión de que España perdió la oportunidad de crear empleo de calidad en estos años, y de cómo la brecha salarial con los socios europeos se ha consolidado.
También se deja al desnudo, como el axioma “estudiar una carrera para progresar económicamente” ya forma parte de la prehistoria del Siglo XX.
La precarización de las profesiones liberales, hace que se pueda decir y sin sonrojarse que, el kilo de ingeniero, de médico, de abogado, de licenciado, sale proporcionalmente en España más barato que en los países de su entorno, y los incentivos económicos para obtener un título universitario -la mejora salarial respecto al que carece de él- van a la baja con los años.

Manuel Jiménez, español, licenciado en derecho, con un master en Derecho Internacional, cuenta su caso. Hace tres años decidió iniciar su vida en Madrid junto a su pareja, Paulina, finlandesa. Manuel, con todos sus estudios, cobraba 700 euros por trabajar sin contrato en una organización humanitaria, y completaba el sueldo cuidando un locutorio por las noches. Ella, su entonces novia y ahora esposa, también licenciada en Derecho, ingresaba 1.000 por trabajar en una oficina de arquitectura.
"A mí este panorama me impactó menos porque ya conocía el país, pero a Paulina se le acabó el mundo. Nuestra idea era vivir en Madrid, establecernos, pero las pasábamos canutas para llegar a fin de mes y mis padres me tenían que ayudar", explica el joven asturiano de 29 años.
Hastiados de tan sombrío panorama se dirigieron a la capital finlandesa, Helsinki y el escenario cambió. "Yo ahora no trabajo, tengo una beca para estudiar el doctorado de 1.250 euros, y eso aquí no está mal para vivir. Paulina trabaja en una ONG por 1.850 euros al mes, con lo que tenemos nuestro propio piso y no necesitamos ayuda de los padres", explica Manuel. "Eso sí, aquí hace un frío del carajo, y a las tres de la tarde ya es de noche. Nos gustaría algún día volver a intentarlo en Madrid, pero no es fácil".

Las diferencias de salarios medios entre España y los países de su entorno siguen siendo relevantes incluso, mas allá de los distintos niveles de vida. Los 22.667 que se cobran en España en la industria y los servicios contrastan con los casi 28.000 de Francia y los 41.000 de Alemania.
Para ver la nota completa pincha aquí.

Mientras tanto, sigo leyendo sobre rescates, tal vez, entre tantos millones, alguno vaya a parar a mis tristes arcas por error.

En última instancia, siempre nos quedará irnos a congelarnos los higos en Finlandia.

2 comentarios:

londra dijo...

yo no llego ni a mil euros

Anónimo dijo...

que me rescaten