13 mayo 2009

Venta de armas = negocio rentable

Un informe publicado por el SIPRI, en los últimos cinco años la venta de armas en el ámbito mundial a aumentado un 21%, situando a la industria armamentística en un comercio muy rentable. A pesar de los gritos de paz realizados por los gobernantes (aunque ya nadie les cree), a pesar de las intervenciones papales fomentando la armonía(¿?), a pesar de los noticieros que nos refriegan una y otra vez las imágenes más desgarradoras de las guerras, a pesar que la mayoría de la población mundial está en contra de los países beligerantes (se demostró con la invasión de EEUU a Irak), a pesar de todo, las ventas de armas aumentan cada vez más.
Otro dato curioso con respecto a la venta de armas, según el FBI, las ventas de armas han subido un 27% desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo. Eso quiere decir que las armas de fuego se han convertido en un activo financiero que está atravesando por su propia burbuja y todo eso impulsado por el rumor de que Obama pueda llegar a limitar la venta.
Fuentes extraídas de articulos de 20 Minutos y El Mundo.

8 comentarios:

Pharpe dijo...

Si alguién tenía dudo de esto, sólo tiene que ver "El Señor de la Guerra" de Nicolas Cage, muy buena película sobre este tema.

Un saludo

trinchera dijo...

si la hemos visto amigo pharphe,
lo deja muy claro, esta muy buena.

saludos

Froilán de Lózar dijo...

Yo creo que el comercio libre de armas no hace otra cosa que crear violencia. Si lo adquieres es porque entiendes que puedes llegar a utilizarlo. Y a veces se utiliza sin motivo aparente.

Anónimo dijo...

es la paradoja de siempre, si quieres la paz preparate para la guerra

trinchera dijo...

amigo froilán, no podría estar más deacuerdo.

anonimo; buen aforismo

Anónimo dijo...

Tranquilos que Banedicto XVI, anda de visita por Israel, Palestina y sembrará la paz por esas tierras...

Carla dijo...

Muy buen post. Interesante

cosechadel66 dijo...

Es todo tan vergonzoso... Porque si ya nos ponemos a mirar en nuestro propio país y de que manera se realiza, pues como para pedir aquello de a ver quien tira la primera piedra. Y por detrás seguro que alguien ya estaría vendiendo tirachinas.

Carpe Diem