27 agosto 2009

El hambre, ¿nos rebela o nos somete?

Hoy toca hablar de la pobreza, pero viéndola a esta como la mejor herramienta para mantener a las mentes inquietas adormecidas con un sustento que lo obliga a trabajar y apenas le permita pensar. Una vez un amigo me decía “desde que se descubrió que se podían pagar “miserias”, que apenas les alcancen para vivir, que los obliguen a volver por mas, entonces, que sentido tenía ya la esclavitud. Si esto le era mucho más beneficioso y encima, si no les gustaba el empleado, podían buscar otro”. Sin duda, en esta frase estamos pasando por alto muchos acontecimientos históricos, solo tomarlo como una opinión.
Antonio Baños Boncompain, en su libro cita a un tal Joseph Townsend (1734-?), un clérigo que decía “el hambre domesticará a los animales más feroces, enseñará a los más perversos la decencia y la civilidad, la obediencia y la sujeción. En general únicamente el hambre puede espolear y aguijonear (a los pobres) y obligarlos a trabajar”. Sin duda la formula para la sumisión se fue elaborando poco a poco, viendo que si bien el pueblo cuando llega a un punto critico explota y sale en un grito a defender su dignidad, también existen grandes posibilidades de que calle y trabaje como un siervo útil. También lo digo por mí.
En síntesis, y a lo que quería llegar, toda crisis es necesaria, no se puede mantener un ritmo y nivel de vida donde todo sea bello para todos, eso es imposible. Se necesita ajustes para que caiga un poco y volver a sacar esta tajada que marca la diferencia. Como dijo Adam Smith, “Los salarios mas altos se dan en los países que no son muy ricos."

5 comentarios:

leonor dijo...

Hola, trinchera.
BUeno, si lo aderezas con telebasura, toros, cotilleo y fútbol; está claro que nos domestica.
Total, mientras haya circo, qué más da que no haya casi pan. ¿No crees?.
Un saludo.

Violetcarsons dijo...

Gracias por informarme de todas estas cosas :) me encanta aprender todo esto

Laura.

Cosechadel66.es dijo...

El sistema te pone la zanahoria con el palo y nosotros andamos, asi de claro.

Carpe Diem

Pharpe dijo...

La verdad que este sistema está más caduco que los problemas que nos llevaron a la crisis. Saludos

Juanjo dijo...

¡Hola! Ya he vuelto de mis vacaciones blogueras. Otra vez en la red para compartir con mis amigos historias y disfrutar de las suyas.

Cuanta razón tienes con tu post de hoy.

Por cierto, ya vi "Enemigos públicos" ¿estamos listos para el atraco?

Un abrazo.