27 octubre 2008

En la puta vida tendrás una casa

La base en general de este movimiento es intrusar terrenos abandonados y utilizarlos como centro social, para cultivar la tierra o para vivir. Teniendo como principio una idea de autogestión e intentar mostrar de esta manera otra alternativa en esta sociedad y sobre todo una denuncia real a la imposibilidad de acceder a una vivienda.
El viejo y querido mito de la propiedad privada, definieron ideologías. En algunos casos, la fantasía de eliminar la propiedad privada, era toda una esperanza, pero obviamente, tampoco pertenecería a la gente, en todo caso a un gobierno. No entraremos aquí en el debate de cual es el mejor sistema, ya que sin duda las opiniones variarán de acuerdo a la condición de cada uno. Pero el tema de los “okupas”, es otra cosa, va mas allá de si es justo o no. Porque se escucha en la calle, a gente que ataca estos movimientos con la mera excusa que deberían trabajar como todo el mundo para conseguir una casa. Pero... ¿Por qué nos molesta eso? ¿Acaso la vivienda no estaba abandonada? Y deberíamos entrar en el famoso tema de los especuladores inmobiliarios, que no lo haremos. En la mayoría de los casos, las casas ocupadas son galpones abandonados, o casas de algún garca que posee muchas mas propiedades, por supuesto que habrá casos que no.

Para aclarar este tema, la mejor forma es ver el video que dejo a continuacion.

OKUPA, crónica de una lucha social
Cargado por octaviroyo

8 comentarios:

jeli dijo...

okupar y resistir

karl dijo...

ocupar, resistir y producir...

y a la putamierda con el sistema

Beeril dijo...

Aquí, en mi ciudad, se ha producido durante varios años varias ocupaciones ilegales.

Por una parte esta bien,porque se reclama el justo derecho de tener una vivienda propia, lo cual va acompañado con talleres y cursos de todo tipo, en algunos casos.

En otros, sin embargo, y lo digo con efecto de causa, provocaron tantos destrozos mobiliarios en su presencia que un buen día, la policía, harta, recibió órdenes para desocupar una casa que era ilegalmente ocupada durante 10 años.

No sólo los destrozos mobiliarios que tuvimos que pagar entre los del barrio, sino las borracheras, las jergas de noche y las peleas y gritos que a continuación se desencadenaban.

Lo más curioso es que, tratándose de gente que no tenía, al parecer, ningún o casi ningún recurso económico, era todo una falsa.

Hablo en este caso y no en otro que se, en su gran mayoría, de hijos de funcionarios afincados en mi ciudad, que tenían una vida oculta llena de lujos que supera con creces los excesos que nos podemos permitir el resto de la clase media, y que parte de aquel dinero se lo proporcionaban sus propios papis.

Vamos,una vergüenza.

Eso no quita en ningún momento el derecho a protestar por una vivienda digna, tal y como señala la constitución. Causa que, evidentemente, apoyo.

Saludos!

ley dijo...

sin duda hay que analizar cada caso

AMAT dijo...

debemos buscar alternativas, escuchar todas las voces, y analizar la mas conveniente para los mas desfavorecidos
DEBEMOS BUSCAR ALTERNATIVAS, ESCUCHAR TODAS LAS VOCES Y ANALIZAR LA CONVENIENTE PARA LOS MAS DESFAVORECIDOS

UN SALUDO

enric dijo...

okupas al poder

jaume dijo...

anarquia!!!!!

Anónimo dijo...

a esto del teatro princesa no lo sabia... joder