23 noviembre 2008

RECESION....NO, DEPRESION

Viendo lo que se avencina, por fin algunos periódicos de gran tirada, comienzan a hablar un poco sobre la verdad de lo que estamos viviendo.

Bajo el epígrafe "Cuando las cosas van de verdad mal" el periodista Ramón Muñoz del diario El País recoge diversos análisis de estudiosos sobre las nubes que asoman en el horizonte, que en síntesis podría resumirse en la siguiente frase: "una gran depresión económica que se extenderá mucho más allá de dos años y cuyas consecuencias financieras, sociales y hasta políticas cambiarán el mundo tal y como lo conocemos, además de tener un efecto devastador sobre el Estado del bienestar y la clase media en que se sustenta". LAPIDARIO
Frente la opinión de los "expertos oficiales", que festejan como una panacea los planes de rescate de la banca hundida, otros analistas, alzan sus voces y estiman que esa intervención no servirá para tapar el enorme agujero negro en el que se ha convertido el sistema financiero.

También, recalca el autor que hay que tener presente que no fueron las obras públicas impulsadas por el new deal del presidente Roosevelt las que hicieron posible bajar las tasas de desempleo, sino la II Guerra Mundial, que movilizó a 12 millones de jóvenes.
Quien sepa leer entre líneas...
.
En otro orden de cosas, se deja al desnudo la falacia respecto de la buena salud de la que goza la banca española.
Menciona la nota que bancos y cajas esconden bajo la alfombra sus propias hipotecas basura. Cada hogar español tiene que destinar el 48,7% de su renta para pagar la hipoteca, un porcentaje muy superior al que, por ejemplo, tienen que afrontar los estadounidenses para pagar las famosas subprime.

Un dato que es bueno recalcar al respecto es que los más de ocho millones de hipotecas concedidas en los últimos cinco años, miles de ellas fueron firmadas por mileuristas, inmigrantes o parejas con empleos poco estables que ahora están engrosando las listas del Inem a velocidad vertiginosa y que dificilmente podrán hacer frente a los pagos. No pueden poner sus casas en venta porque se han depreciado y porque los que podrían comprarlas esperarán a que bajen más para hacerlo. El pez que se muerde la cola.
.
Wolfgang Münchau, uno de los columnistas del Financial Times, escribía el pasado 20 de julio: "El colapso de Martinsa-Fadesa ha sido un recordatorio, si es que alguien lo necesitaba, del masivo crash inmobiliario español que se avecina. El desastre financiero y económico es casi inevitable. No se dejen engañar por el hecho de que los bancos españoles no tengan posiciones en las subprime norteamericanas. Estar expuesto a las hipotecas españolas es probablemente peor". Así que tal vez los bancos y cajas españoles no sean tan seguros ni inmunes a la bancarrota.

El 29 todos a la calle, que a la crisis la paguen los ricos!!!!!!!!

Aquí, la nota completa

3 comentarios:

mulan dijo...

la banca española, ya la esta rescatando el zp con nuestro dinero

tenacitas dijo...

que hiciste papa?
pone la foto en otropost

hildo dijo...

ya hora con el citigrup, mas rescate, mas miseria, mas pobres